Un novedoso estudió reveló la existencia de genes zombis, que se mantienen con vida dentro del cuerpo humano hasta cuatro días después de la muerte. El estudio fue realizado por científicos estadounidenses, con el objetivo de detectar qué le sucede al organismo cuando muere.

“Lo que es asombroso, es que los genes de desarrollo se activan después de la muerte”, afirmó el microbiólogo Peter Noble, de la Universidad de Washington, en Estados Unidos. De acuerdo a su investigación, la actividad de los genes y proteínas de ratones y peces cebra se acelera luego de la muerte; incluso, en las células de sus músculos, hay genes que se activan horas después del deceso para reanimar el organismo.

Noble pudo detectar que los genes de desarrollo, que participan para formar un embrión y luego se apagan, son los que se reactivan una vez que el cuerpo deja de funcionar. Este descubrimiento puede ser un gran avance para comprender cómo funciona la vida.

A su vez, el equipo pudo determinar que algunos de los genes que se activan tras la muerte, están relacionados con el desarrollo del cáncer, lo que podría explicar por qué a veces el trasplante de órganos cadavéricos puede producir tumores malignos. Gracias al hallazgo, se podría llegar a determinar de forma precisa si un órgano es bueno o no para ser trasplantado.