Ajuca

CarcelFlotante 

Las cárceles flotantes, también llamadas pontones, surgieron después de la Guerra de la Independencia, contienda que enfrentó en 1805 a los hispanofranceses con la Armada Inglesa. Se trata de un tipo de navíos en los que recluían a los prisioneros de guerra. Los que habían sido aliados en la Batalla de Trafalgar pasaron a ser enemigos de los españoles y, a medida que iban siendo vencidos, eran llevados a esas cárceles flotantes.

Los testimonios hablan de episodios de canibalismo. Los cadáveres se arrojaban al mar ante la amenaza del escorbuto, aunque se prohibió esta práctica porque los peces terminaban por devorarlos.

No todo era tan dramático en estos barcos desprovistos de elementos de navegación, también había tiempo para espectáculos a bordo a los que acudían personas del exterior, sobre todo en los pontones que albergaban presos de clases más altas.

El final de este tipo de cárceles llegó por cuestiones logísticos, la cantidad de presos obligó a que éstos fuesen trasladados. De los 24.776 presos militares y civiles, sólo sobrevivieron 7.082. A pesar de haber sobrevivido, muchos de ellos terminaron perdiendo la cordura.

Fuente: EL PAÍS

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 84 invitados y ningún miembro en línea