Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Carta de Cicerón al Senado y Gobierno de Roma: "El presupuesto debe ser equilibrado, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la asistencia a los países foráneos debe ser cercenada para que nuestro país no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa de la asistencia del Estado”, dijo en una de esas cartas que tranquilamente es aplicable a nuestra época. Es que los romanos se expandían sentando protectorados o sellando alianzas con otros estados a los que sometían militarmente o comprometían con las dádivas que otorgaban a sus reyezuelos. Esa práctica agotaba las arcas del Estado, que debía apelar a impuestos draconianos sobre el patrimonio de los ciudadanos. De ahí las recomendaciones de Cicerón a sus gobernantes. Por otra parte, el trabajo había dejado de ser el medio de vida honorable de muchos romanos que preferían vivir de la dádiva. Como intuyó Cicerón, esa fue una de las razones de la decadencia y caída del imperio años más tarde.”

Un vistazo al Blog Original.