Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

En todo análisis de materia fecal se tiene en cuenta ciertos aspectos: el color, el olor, el tamaño la consistencia, etc. Y es que la observación de los deshechos puede indicarnos sobre el estado de salud de la persona. Veamos en detalle cada uno de estos indicadores…

1 Olor. El olor característico de la materia fecal y los gases es producto de la descomposición propia de los alimentos que ingerimos. De todos modos existen algunos alimentos que son más propensos a que las heces sean más intensas (alimentos picantes, fritos, carnes grasas, etc). 

2 Consistencia. Si las heces presentan una mucosidad suave que las recubre, se pueden considerar como normales pues éste es un signo de la lubricación necesaria en las paredes del intestino para la eliminación de las heces en forma correcta.

3 Tamaño. Es importante reconocer que el tamaño de las heces debe ser alargado y estrecho.

En ciertos casos las heces son extremadamente estrechas. Esto puede ser consecuencia de que la persona padece colon irritable o que existe alguna obstrucción en el intestino que impide la forma normal de la materia fecal (tumor, cáncer u otro tipo de obstrucción).

En ciertas ocasiones las heces pueden presentarse demasiado anchas y gruesas. Esto puede ser un indicio de que la persona tiene alguna carencia de minerales y fibras en el organismo o que lleva un estilo de vida algo sedentario. 

4 Peso. ¿Por qué muchas heces se hunden mientras que otras son más ligeras y flotan?

Tal vez alguna vez te hayas hecho esta pregunta. Ciertamente existen variaciones. Cuando la materia fecal es más ligera y flota es producto de que está formada por altos niveles de gases y grasa. Por el contrario, cuando las heces se hunden es característica de que los minerales no se han digerido.

En ciertas ocasiones las heces se hunden por falta de lubricación. Este evento debe alertarnos para evitar un inminente estreñimiento.

Colores-de-las-heces-del-bebé-Qué-es-normal

5 Color. Es importante reconocer los distintos tipos de coloración de la materia fecal para evitar futuras complicaciones intestinales o digestivas.

Pero detallemos los diferentes colores de las heces:

Marrón. Es el color que se produce por la secreción de bilis y es el color normal que nuestras heces deben tener para saber que el organismo está funcionando adecuadamente. 

Verde. En este caso la coloración puede ser producto de la ingesta de vegetales en exceso. Pero también puede ser el resultado de tránsito intestinal demasiado veloz.

Si la coloración verde continúa luego de varios días de no ingerir vegetales de hoja verde, puede ser un índice de padecer algún trastorno hepático.

Amarillo. En estos casos la coloración se debe a un exceso de grasas que el hígado no puede almacenar ni transformar. Por esta razón el organismo procede a su eliminación. 

Negro. Puede ser producto de una hemorragia interna. Se debe prestar especial atención a esta coloración sobre todo si la persona sufrió algún accidente o fue víctima de golpes o caídas.

Es importante acudir de inmediato al médico para una evaluación.

Blanco o de color arcilla. Puedes ser un indicio de problemas en el sistema biliar (hígado, páncreas o vesícula biliar), hepatitis alcohólica, cirrosis, quistes o cálculos. 

Rojo. La coloración rojiza (o con manchas de sangre) se debe, en la mayoría de los casos, a pequeños coágulos de sangre mezclados con materia fecal. En este caso se debe acudir lo más pronto posible con un médico.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 239 invitados y ningún miembro en línea