Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Utilizar el olor que despiden los avispones previamente y durante el sexo, los entomólogos piensan que puede ser la mejor apuesta para lograr erradicar a estos invasores gigantes.

2 machos se aparean con una reina avispón gigante asiático Gif: James Nieh.

Un grupo de expertos ha manifestado tener una idea para aplicarla en contra de los avispones gigantes asiáticos, esto con el objetivo de evitar que las especies invasoras diezmen las poblaciones de abejas de EE. UU. Para ello han identificado las feromonas sexuales de la reina y proponen atrapar a los avispones que suelen ser atraídos por las feromonas.

El avispón gigante asiático (Vespa mandarinia) suele alimentarse de abejas, sus picaduras son bastante dolorosas para los humanos (inclusive es factible que las personas que son alérgicas a su veneno puedan llegar a morir). Los avispones son nativos de Asia, sin embargo han logrado extenderse a Norteamérica; fueron capturados por primera vez en el estado de Washington en agosto de 2020 y, desde entonces, han logrado extenderse por todo el noroeste de USA.

Esta invasión ha generado preocupación debidos a que los avispones pueden terminar con una colmena de abejas en cuestión de horas.

Hace poco, un equipo de entomólogos capturó un grupo de avispones gigantes vírgenes, así como a sus zánganos en colonias de Yunnan, China. Posteriormente tomaron muestras de las glándulas sexuales de las reinas y utilizaron cromatografía de gases y espectrometría de masas para la identificación de los compuestos de feromonas de 6 de las reinas.

Los hallazgos del grupo han sido publicados recientemente en Current Biology.

James Nieh, entomólogo de la Universidad de California en San Diego y co-autor del artículo reciente, señala:
“Pudimos aislar los componentes principales de la feromona sexual femenina, una mezcla de olores que es muy atractiva para los machos que compiten para aparearse con reinas vírgenes.
Cuando estos componentes o su mezcla se probaron en trampas pegajosas, capturaron a miles de machos”.

Y agrega:
“Tales trampas también suelen ser muy específicas, como encontramos en nuestro estudio. No capturamos ningún otro insecto ni siquiera avispones gigantes hembras. Esto reduce su impacto ecológico”.

Actualmente la propagación del avispón en América del Norte se limita a la Columbia Británica y el estado de Washington, pero los investigadores temen que los insectos continúen propagándose sin una acción rápida para detenerlos. Debido a eso, los entomólogos intentan controlar la población de avispones retirando manualmente sus nidos, sin embargo encontrar los nidos es difícil, y usar trampas de feromonas significaría que los insectos se dirigirían a sus propias ejecuciones.
Los avispones suelen decapitar a las abejas y posteriormente llevan sus tórax a sus nidos donde sirven como alimento para las larvas. Cuando son atacadas, las abejas emiten un sonido que los investigadores creen que es similar a un grito.

Como mecanismo de defensa, las abejas forman grupos, se “acurrucan y brillan” en patrones específicos, de esta forma las abejas confunden a los avispones que buscan atacar a cualquier abeja individual. Las abejas también impregnan el acceso de sus colmenas con heces de animales como método disuasivo, algunos avispones son ‘cocinados’ vivos por las abejas que vibran a su alrededor, ya que el método que utilizan suele generar temperaturas lo suficientemente altas con las que matan a los invasores.

Un equipo del Departamento de Agricultura del Estado de Washington trabaja en la eliminación de un nido de avispas gigantes, octubre de 2020.
📷: ELAINE THOMPSON/POOL/AFP (Getty Images).

Entre los principales componentes de las feromonas que el grupo de investigadores logró identificar están el ácido hexanoico, el ácido octanoico y el ácido decanoico. El ácido hexanoico (o caproico) posee un olor graso, a queso, a veces a orina; el ácido octanoico tiene un olor ligeramente rancio y se encuentra naturalmente en algunas leches animales; y el ácido decanoico suele tener un olor acre similar y se usa en algunos saborizantes de frutas.


A los avispones asiáticos suele generales un alto grado de atracción la combinación de estos olores químicos.

El grupo de expertos tiene como siguiente objetivo definir las distancias a las que las trampas de feromonas son mayormente efectivas. En el laboratorio, trabajarán en la afinación para comprender qué otros componentes químicos son importantes en la feromona, esto con el propósito de lograr imitar mejor la química natural.

Aunque el control en el manejo de plagas frente a las feromonas es actualmente una gran industria, sigue habiendo necesidad de métodos más efectivos para obtener exito ena erradicación de especies invasoras, quizá si el ser humano no puede eliminarlas, tal vez los propios instintos reproductivos del animal logren hacerlo.
Para profundizar más, pulsa ➡️ AQUÍ ⬅️

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 218 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política