Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La estudiante de química de la Universidad de California Irvine, Mya Le Thai, ha logrado un avance revolucionario al descubrir una batería que puede recargarse infinitas veces. Este hallazgo podría resolver uno de los grandes problemas asociados con las baterías usadas: su finitud y dificultad de reciclaje.

A medida que aumenta el uso de coches eléctricos y dispositivos inalámbricos, las baterías recargables se vuelven más comunes. Sin embargo, su principal limitación radica en que tienen un número finito de recargas antes de volverse inutilizables y contaminantes.

La batería eterna propuesta por Mya Le Thai permitiría eliminar la necesidad de cambiar las baterías, reduciendo significativamente la contaminación y los desechos asociados con las baterías eléctricas desechadas.

 
 

Tradicionalmente, las baterías tienen una capacidad de carga limitada debido a su naturaleza química. Aunque varía según los materiales utilizados, generalmente pueden recargarse entre 1.000 y 8.000 veces antes de perder su capacidad.

Los científicos han estado investigando nuevos materiales para superar estas limitaciones, y uno de ellos son las baterías de nanocables de oro. Estos nanocables, extremadamente delgados y conductores, son altamente eficientes en la transferencia y almacenamiento de electrones. Sin embargo, su fragilidad limita su vida útil a unas pocas recargas.

Mya Le Thai encontró una solución innovadora al rociar los nanocables de oro con dióxido de manganeso y envolverlos en un electrolito basado en un gel similar al plexiglás. Esta combinación fortaleció los nanocables y los hizo virtualmente irrompibles.

Después de someter la batería de nanocables de oro tratada a 200.000 recargas continuas durante tres meses, la capacidad de la batería se mantuvo intacta. En comparación, una batería estándar solo aguanta alrededor de 5.000 o 6.000 recargas. Este hallazgo allana el camino hacia la creación de baterías eternas aplicables a dispositivos comunes, como pilas, teléfonos móviles y automóviles.

Aunque actualmente el avance se encuentra en el ámbito de laboratorio, si se logra aplicar esta técnica en el mundo real, se podría resolver el problema de las baterías usadas, ya que durarían toda la vida útil del dispositivo. El futuro se presenta prometedor en términos de sostenibilidad y reducción de desechos. ¿Estaremos pronto ante una realidad donde los usuarios disfruten de baterías eternas?

Pin It

No estás registrado para postear comentarios


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 149 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías