Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Muchas distros Linux permiten ser cargadas en un pequeño dispositivo USB desde el que funcionan en modo "Live", es decir, sin modificar el disco duro. Una solución muy interesante para llevar siempre con uno su propio sistema operativo y poder utilizarlo desde cualquier máquina sin dejar en ella huella alguna.
Sin embargo existen dos inconvenientes: en primer lugar, el proceso de construcción para obtener esa copia portátil suele ser más o menos complejo basta ver nuestro tutorial para Backtrack); además, no siempre se cuenta con un espacio libre extra donde poder almacenar ficheros y configuraciones, de modo que persistan para el próximo uso.

Continúa en LinuxParty.