Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las bicicletas compartidas a través de aplicaciones móviles parecían responder a ese trinomio empresarial clave. Nunca se habían distribuido tantos millones de bicicletas de alquiler por las calles de ningún país, China podía sacar pecho por haber sido la primera en desarrollar prácticos sistemas sin anclajes gestionados por GPS, y el modelo llevaba elementos innovadores como el pago móvil o el sistema de crédito social un paso más allá. En definitiva, muchos creían que las bicicletas compartidas revolucionarían la movilidad, sobre todo la del ‘último kilómetro’, en referencia al trayecto que la gente suele hacer desde la parada de transporte público más cercana hasta su lugar de trabajo o su hogar. Aunque no hay cifras sobre cuánto capital ha fluido hacia el sector, solo la suma de las inversiones que han recibido las principales compañías de bicicletas compartidas supera ya los 2.000 millones de dólares.

Porque la consolidación que ha vivido el mercado ha sido brutal. Así que el Partido Comunista decidió regular las condiciones en las que se pueden dejar las bicicletas en la calle y comenzó a retirar las que no cumplían con las nuevas normas.

El cementerio

Teknautas visita uno en el barrio de Jing’an, en Shanghái. Se trata de una de las zonas más lujosas de la capital económica de China, pero eso no impide que un enorme solar esté repleto de bicicletas. «Dijeron que era algo provisional, pero lleva ya meses y cada día vienen más camiones con bicicletas», añade. Estas imágenes no solo reflejan el lado más oscuro de un modelo de negocio que se ha basado en la continua inyección de capital y que está lastrado por la falta de un plan serio para cobrar por el servicio y rentabilizarlo.

« Luego se redujo a 50 céntimos , y terminaron surgiendo empresas que permitían usar las bicicletas gratis. » .

Cementerio de bicicletas

Se han abierto investigaciones para esclarecer cada caso, pero lo cierto es que el dinero se ha evaporado. Mucho ha acabado en cementerios de bicicletas, pero no todo. «Algunos empresarios avispados y sin ética se han enriquecido y han desaparecido con el dinero de inversores que querían meterse en el sector», comenta un profesor de Economía de la Universidad de Fudan que prefiere mantenerse en el anonimato. Ofo, por ejemplo, ha sido demandada por Shanghai Phoenix Bycicle, que fabrica sus bicicletas, por el impago de casi 10 millones de euros.

«La caída de Ofo es un vivo ejemplo de como el negocio de las empresas de bicicletas compartidas, que quema dinero sin parar, combinado con una expansión irresponsable -han llegado incluso a España-, puede acabar en un callejón sin salida», explicaron expertos al diario oficialista Global Times. Placeholder Vista aérea del cementerio de bicis en el barrio de Jing’an, en Shanghái. Vista aérea del cementerio de bicis en el barrio de Jing’an, en Shanghái. Las bicicletas en los improvisados cementerios que se multiplican por el país son solo los cadáveres con los que nadie sabe qué hacer.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 284 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política