Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El hidrógeno renovable está llamado a jugar un papel clave en la transición hacía una economía descarbonizada, gracias a sus múltiples aplicaciones en la industria y, sobre todo, en la movilidad. En este sector, su uso no se limitará a los coches y hoy existen proyectos para su utilización en medios de transporte que recorren grandes distancias, como aviones, barcos, camiones… Y en los trenes.

En realidad, se trata de trenes eléctricos que se mueven con la energía que obtienen de las pilas de combustible. En el interior de la pila se produce una reacción química en la que se une hidrógeno con oxígeno, dando como resultado una corriente eléctrica y agua. En otras palabras: estos trenes son capaces de producir la electricidad que necesitan y solo dejan tras de sí un rastro de agua y vapor.

El hidrógeno avanza a toda máquina en España

Son muchos los antecedentes en el desarrollo de esta tecnología a nivel mundial. Los orígenes se remontan al 2002 en Canadá, pero no fue hasta 2006 cuando se puso en marcha el primer tren de hidrógeno en Japón, país que ha experimentado un fuerte desarrollo en este campo. En Europa, donde el 40% de los 80.000 kilómetros de raíles ferroviarios está sin electrificar, el tren de hidrógeno se abre paso con fuerza desde hace tiempo.

Alstom

El objetivo de la Comisión Europea es que el 20% de los trenes que actualmente circulan con diésel lo hagan con hidrógeno renovable a finales de esta década. En este escenario, se prevé que España sea paradigma del transporte ferroviario sostenible: la Hoja de Ruta del Hidrógeno aprobada por el Gobierno tiene como objetivo que para 2030 existan al menos dos líneas de trenes comerciales propulsados con hidrógeno renovable.

Uno de los proyectos más innovadores es el de Talgo y Repsol.

Para su abastecimiento, Talgo contará con el apoyo de Repsol que, para 2030, tiene como objetivo liderar la producción de hidrógeno renovable en la Península Ibérica y «suministrarlo para varios usos relacionados tanto con la movilidad como con la industria», según Tomás Malango, director de Hidrógeno de la energética.

Gracias a esta alianza, el tren de hidrógeno renovable será una realidad en España, y con él un transporte ferroviario libre de emisiones. El uso del hidrógeno en los trenes es solo un ejemplo de las múltiples aplicaciones en todos los ámbitos de la economía de este gas sostenible, que puede convertir a España en una potencia energética.

El tren de hidrógeno está más cerca de convertirse en realidad y contribuir de forma activa a la lucha activa contra el cambio climático.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 248 invitados y ningún miembro en línea

Filtro de Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política