Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mapa en el que se recoge la intensidad con la que el terremoto afect� a las distintas zonas de la pen�nsula

Era el primero de noviembre de 1755 un día de sol claro y despejado, un día meridional y propio de la transparencia de nuestro cielo, cuando de repente, como a eso de las diez de la mañana, se sintió un ruido subterráneo en toda la Península Ibérica, pero principalmente en Lisboa. La tierra tiembla; los edificios bambolean, crujen y caen estrepitosamente; el mar embravecido, formando altísimas montañas de olas, invade la tierra hasta dos leguas, y al recogerse, arrastra consigo y sumerge en el seno de los mares cuanto encuentra. En lo que había dejado el mar en seco aparecen centenares de fuegos y un huracán impetuosísimo lo comunica a las naves: de éstas pasa a los edificios; y el terremoto, el mar, el aire y el fuego destruyen casi por completo la hermosa ciudad de Lisboa, sepultando también entre sus ruinas la mayor parte de sus habitantes.

Extracto de una crónica publicada en Revista de España, Tomo VIII, Madrid, 1869.

Continúa...

Hace unos días, contemplando la cara norte de la torre de la vieja iglesia de San Juan en Guardo, actualmente en obras, un vecino me llamó la atención sobre una grieta de mal aspecto situada en lo más alto de los muros. A buen seguro que se produjo durante el terremoto de Lisboa, me comentó. Así lo tomé yo, pues ya había oído tal cosa en otras ocasiones pero, no conforme con dichos y habladurías, decidí buscar algo de información más fidedigna. Repasando algunas notas históricas en las obras que Jaime G. Reyero ha dedicado a la Villa de Guardo, descubrí que el paisano, y yo mismo, estábamos equivocados. No, la grieta no la provocó el terremoto, pues la torre es posterior, construida precisamente para substituir a la anterior, ¡que cayó por completo al suelo por culpa del dichoso seísmo!

img En esas estaba cuando, pensando un poco, me puse a imaginar cuán terrible debió ser el suceso para las gentes de toda la Península Ibérica. Si la torre de una iglesia perdida en las montañas de un pueblo del norte de Castilla, muy alejado de Lisboa, había caído por culpa del temblor de tierra, ¿qué gigantescas calamidades tuvieron que sufrir otras áreas más cercanas al centro de la catástrofe? El propio Jaime G. Reyero escribe que, entre las consecuencias del terremoto, se derrumbó parte de la techumbre de la catedral de Valladolid, al igual que cayó a tierra gran parte de la Colegiata de Ampudia. La bóveda de San Lázaro en Palencia también cedió y hasta la torre de la iglesia de San Miguel, en la misma ciudad, se tambaleó hasta hacer temer a los lugareños por su integridad. Ciertamente terrible, no puedo imaginar qué podría suceder hoy día en nuestras tierras si algo así se repitiera. Recordando que tan estremecedor hecho sirvió como acicate para impulsar investigaciones geológicas, geográficas y de alimento para la incipiente sismología, decidí revisar algunos viejos papeles, más allá de lo que me es próximo geográficamente, para vislumbrar una estampa más global.

Continúa aquí...

Pin It

Comentarios   

0 #1 Guest 31-03-2010 15:26

Eso podría explicar algunas enormes grietas en algunos grandes edificios antiguos, como iglesias, catedrales o castillos.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 511 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política