Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

No sabemos si la felicidad de una familia se medirá por el número de hijos o los ingresos de los familiares. Pero lo que sí está claro es que el amor es un factor fundamental para alcanzarla como han demostrado los Lykovs, una familia rusa que vivió cuatro décadas del siglo XX en total aislamiento en su cabaña.

Lykovs, una familia rusa que vivió aislada durante 40 añosLos Lykovs sobrevivieron en una cabaña cerca de la frontera mongola.

Los Lykovs vivieron y sobrevivieron (aparentemente) sin necesitar nada del mundo exterior en una cabaña de madera construida por ellos mismos situada en la taiga siberiana, a poca distancia de la frontera mongola.

Fueron descubiertos por una expedición que pasaba por allí en 1978 y no sabían ni una palabra de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo. No en vano la población más cercana a la cabaña estaba ¡a 250 kilómetros!

Según cuenta el Smithsonian Magazine los Lykovs llegaron hasta allí huyendo de la persecución que sufría su secta, tanto por los zares como por los soviéticos, y se aposentaron en el rincón de Siberia que encontraron más seguro.

Al principio eran cuatro: marido, mujer y sus dos hijos, Savin de 9 y Natalia de 2. Pero en los años cuarenta, ya instalados y olvidados, tuvieron dos hijos más: Dmitry y Agafia. Estos últimos crecieron sin ver a ningún otro ser humano más que los miembros de su familia. Todo lo que sabían del mundo cabía en la cabaña y alrededores.

Entre otras cosas, no supieron nada de lo acontecido en el planeta después del 36: no vieron caer bombas ni supieron de la creación -y explosión- de la bomba atómica. Su particular aislamiento duró hasta que en 1978 llegó hasta su cabaña un grupo de exploradores científicos, que apenas podía creerse las condiciones en las que había sobrevivido esta familia.

¿Cómo lo consiguieron? Recogiendo las pocas cosas de cultivo que allí podían crecer y parcheando la ropa una y otra vez. En este sentido, el artículo refleja el choque inicial y las dificultades para ser "aceptados" en un primer momento.

Hoy en día nos resulta difícil de imaginar que una familia pueda vivir y mantenerse aislada... ¡sin móviles e Internet! Sin embargo, en esta historia resulta hasta feliz la circunstancia de que "se libraran de la guerra". ¿No te gustaría a veces tener cerca a tu familia y olvidarte de todo lo demás?

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 344 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política