Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Personas crédulas las ha habido toda la vida y siempre ha salido quien de una manera u otra ha intentado aprovecharse, timar o simplemente burlarse de aquellos que se creen con facilidad las cosas inverosímiles.

Este es el motivo que llevó a realizar una apuesta a dos distinguidos miembros de la nobleza británica. William Bentinck (duque de Portland) quería demostrar a su colega y amigo Philip Stanhope (conde de Chesterfield) lo fácil que le resultaría realizar un anuncio público sobre algo totalmente inverosímil y llenar el teatro de crédulos dispuestos a pagar una buena suma por una localidad.

Stanhope aceptó la apuesta y ambos dispusieron todo lo necesario para ver si se cumplían los pronósticos de Bentinck o por el contrario, la gente no era tan tonta como para caer en una burda trampa. Días después, todos los diarios de Londres llevaban grandes anuncios sobre un espectáculo único y asombroso que se realizaría  6:30 horas de la tarde del próximo 16 de enero de 1749 en el New Theatre, situado en el Mercado del heno.

Lee aquí el resto de la entrada.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 364 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política