Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En sus inicios, los videojuegos surgieron principalmente con una misión lúdica. Aunque el primer videojuego fue diseñado en 1940 por el físico nuclear Edward Uhler Condon, que creó un simple juego de matemáticas ordenador. Sin embargo, menos conocida es la importancia que tienen los videojuegos a nivel social. De esta manera, ARSGAMES ha pasado a promover proyectos educativos como Gamestar, ProyecTIC, Zona Gaming o E-ludo y también reivindica el videojuego como empresa social solidaria.

Realizan además proyectos de videojuegos con datos abiertos y, a través de derechoaljuego. Digital, luchan por la inclusión del videojuego en las luchas por los derechos digitales. ProyecTIC, por citar alguno de ellos, es un programa educativo para secundaria que promueve una alfabetización digital crítica y que actualmente está validado por la Secretaría de Educación Pública en México. Y Zona Gaming se enmarca en el territorio del videojuego en clave social, porque sirve de laboratorio de ideas y dinamización comunitaria.

Se emplean los videojuegos como dispositivos y a través de ellos se generan procesos de socialización, aprendizaje y experimentación.

El videojuego como herramienta educativa y transformadora

Para Cabañes, el videojuego entendido como producto cultural puede "perpetuar o generar universos simbólicos diferentes, como una herramienta educativa capaz de promover ciertos valores y entrenar ciertas habilidades, como un producto tecnosocial que está permeando la membrana de la realidad". Otros teóricos como Daniel Muriel afirman que se está produciendo una ‘videoludificación’ de lo social. " Pero también en áreas tan delicadas como la educación", afirma Cabañes. La filósofa afirma que el videojuego es un espacio de experimentaciónen el que se pueden poner en práctica otros sistemas políticos, económicos o sociales.

" O podemos emplear videojuegos comerciales para llevar a cabo prácticas de juego crítico y desenmascarar los valores que nos quiere transmitir el juego y detonar el diálogo sobre temas importantes", apunta Cabañes.