Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Los que tenemos unos años y llevamos mucho tiempo dedicados al sector del espectáculo como la informática ya pensábamos que esto pasaría cualquier día. La gente se pregunta: “¿cómo pasa esto en una profesión de tanto futuro?, ¿Quién atenderá a la gente que tenga problemas con su ordenador?, Dios mío... ¡ha llegado la noche de los tiempos!” Aparte de estos comentarios desconocedores de la situación la realidad es otra. Analicemos cada caso. .

  1. Todo el mundo es informático (es como Hacienda, que “lo somos todos”), cualquier persona de una empresa que sepa renombrar un fichero ha sido elevado a la categoría de informático profesional. Y yo nunca he dicho que debe exigirse determinados estudios para serlo, solo deberían exigirse “determinados conocimientos” que a veces faltan.

  2. Algunas empresas estaban sobrecargadas de personal y se ha aprovechado para hacer limpieza, aunque salvo en empresas grandes, nunca ha habido exceso de informáticos, sino más bien todo lo contrario. Lo que pasa es que las primeras se habían pasado tres pueblos contratando más técnicos que la Nasa.

  3. El soporte y los servicios informáticos nunca se han valorado, siempre han sido prescindibles. Es como el paciente al que un médico salva la vida y luego, cuando está a salvo, le regatea la factura, no se la paga, cambia de médico y encima dice que su hijo (que estudia medicina y le lleva los cafés al Jefe de Servicio del hospital) le hubiera salvado la vida pero que no tenía tiempo. Esto es la informática.

  4. El cliente no paga lo que cuestan los servicios ni paga todos los servicios. Esto implica que las empresas no pueden pagar informáticos buenos, a su vez esto significa que al final van a echar a moros y a cristianos (y no me llamen xenófobo). El bueno, el malo y la empresa, todos a la calle.
Ahora analizaremos el punto 4. El hecho de que los clientes paguen poco y, a veces, nada es culpa de las empresas de servicios. Nuestra culpa. No nos atrevemos a cobrar lo que cuestan los servicios por miedo a que el cliente cambie de proveedor. Esta aserción viene de las épocas en que había mucho margen y los vendedores venían del mercado de las registradoras y del material de oficina.

Seguiremos hablando de ello. No hay que desesperar, siempre estamos a tiempo de ser pintores (que ganan más).

Vía Noticias Linux Party.
Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 660 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política