Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Fernando Tricas titula provocadoramente una nota en su bitácora: "Los científicos programan mal": «Al menos, eso es lo que parece que detectan en la revista Nature, donde hablan de ello en Computational science: ...Error (...why scientific programming does not compute.) donde se comenta como algunos resultados científicos pueden ponerse en duda porque están basados en programas que no estaban muy bien hechos y sus resultados no son reproducibles (uno de los requisitos de la ciencia; yo, por mi parte, insisto en que eso se da en muchas otras ramas de la actividad humana, donde se funciona o ha funcionado muchas veces con programas menos-que-óptimos desarrollados con buena fe y buena voluntad y poco más). Hacia el final se incide en la necesidad de que los científicos que lo necesiten tengan algo de formación en esos temas (en la línea de lo que proponíamos en Una cultura ingenieril y en Programadores y gente) y también contratar a profesionales (que para eso están)» Muchos científicos también escriben mal, lo cual es trágico porque su trabajo consiste no sólo en averiguar cosas, sino también en comunicarlas por escrito. La diferencia es que a nadie se le ocurre decir que tengan quienes les escriban los artículos: la solución propuesta es siempre que aprendan a escribir mejor. Me gusta la idea y el nombre de la carpintería del software como solución para enseñar a tener mejor oficio programando.