Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Científicos rusos y alemanes pueden haber encontrado una mejor manera de tratar las infecciones que el uso de antibióticos. La solución no es otra droga, sino un logro de la física: el plasma frío. Antes de de pensar que esto es absurdo,permítanme explicarme. El Plasma es un gas ionizado a veces llamado el cuarto estado de la materia - normalmente existe en miles de grados centígrados, y los plasmas calientes se utilizan regularmente para esterilización.
Antes de preguntarnos si esto es un oxímoron, permítanme explicarle.  Aquí "frío" no es "frío" en el sentido del Ártico, sino todo lo contrario. El Plasma --un gas ionizado a veces llamado "el cuarto estado de la materia"--  normalmente existe a miles de grados centígrados, y los plasmas calientes se utilizan regularmente para esterilizar material quirúrgico.

Los plasmas fríos se acercan más a temperatura ambiente. Y sólo recientemente los investigadores han sido capaces de hacer plasmas en una temperatura constante entre 35 a 40 grados Celsius y en la misma presión atmosférica. Esto es lo suficientemente frío para tocarse con seguridad - Verán el vídeo esta mujer en YouTube deslizando el dedo por debajo de una llama de plasma frío.

Svetlana Ermolaeva y su equipo de investigación en el Instituto Gamaleya de Epidemiología y Microbiología en Moscú querían ver lo bien que plasma frío podría trabajar contra los microbios desagradables que producen infecciones. Utilizaron una antorcha de plasma frío en el laboratorio para combatir dos bacterias comunes, Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus, que aparecen con frecuencia en infecciones de las heridas, pero son resistentes a los antibióticos debido a que tienen una capa protectora llamada biofilm.

Después de cinco minutos, la antorcha de plasma mató el 99 por ciento de las bacterias cultivadas en una placa de Petri, y después de diez minutos, que mató a 90 por ciento de las bacterias presentes en las heridas de una rata. Y debido a que la antorcha se puede dirigir a una zona específica, el tejido circundante queda ileso.

"Los plasmas fríos son capaces de matar a las bacterias por dañar el ADN microbiano y las estructuras de la superficie sin hacerle daño a los tejidos humanos. Es importante destacar que hemos demostrado que el plasma es capaz de matar bacterias que crecen enl las biopelículas de las heridas, aunque las biopelículas más gruesas muestran cierta resistencia al tratamiento", Ermolaeva dijo en un comunicado de prensa.

Los investigadores publicaron sus resultados en el Journal of Medical Microbiology.


Continúa aquí.
Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 49 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política