Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Grabado de C. Le Blon del académico inglés Robert Burton (1577 - 1640)

"La anatomía de la melancolía" de Robert Burton, que discute las causas y los tratamientos de la depresión clínica, fue escrita bajo el pseudónimo de Demócrito Junior.

El libro «La anatomía de la melancolía» de Robert Burton pudo haber sido escrito en 1621, pero es un texto pionero en el entendimiento de la condición humana que continúa siendo extraordinariamente moderno.

Burton, un sacerdote y académico británico recopiló casi dos mil años de erudición, desde la antigua filosofía griega hasta la medicina del siglo XVII.

Amy Liptrot, una periodista y autora escocesa, repasó la obra de Burton y ha publicado «La nueva anatomía de la melancolía», una guía actualizada para el siglo XXI.

Tal vez tus vaivenes emocionales no son tan aleatorios como pensabas.

Para quien la sufre, la depresión puede parecer algo que no tiene pies ni cabeza, sin embargo nuestros estados de ánimo frecuentemente pueden seguir patrones muy similares.

Burton teorizó que la melancolía era «un trastorno hereditario» y buscó patrones de enfermedad mental en las familias y entre generaciones. Pudo no haber estado muy desatinado -hoy en día, se ha encontrado que la depresión tiene tanto un componente genético como uno ambiental.

«Cuando uno de los padres tiene una depresión severa me gusta ver que haya un servicio donde el menor y su familia más extensa estén involucrados en el mismo tratamiento y que tengan la oportunidad de recibir cuidado», comenta la doctora Frances Rice, que trabaja con familias sobre desórdenes depresivos.

Pero no son sólo los patrones genéticos los que son útiles para predecir la enfermedad mental: también podemos estudiar los patrones de nuestro comportamiento. El estudio de Burton sobre la melancolía no sólo se enfoca en los momentos bajos, también lleva al lector a la vertiginosas cimas de sus emociones.

Puede sonar un poco contradictorio, pero el sumergirse en agua fría te puede dejar con una sensación de euforia. En su libro, Burton recopiló una inmensa gama de ideas y textos escritos por otros.

El beneficio de bañarse al aire libre «en ríos frescos y agua fría» fue una de las teorías que incluyó, ya que se recomendaba para cualquiera que quisiera tener larga vida.

Es posible que tuviera razón con esto.

Para Burton, la naturaleza era clave para aliviar los síntomas de la melancolía.

Resaltaba las virtudes de las hierbas y flores como la borraja y eléboro para la limpieza de la bruma mental, purgar las venas de la melancolía y alegrar el corazón. El profesor Simon Hiscock, director del Jardín Botánico de Oxford, Reino Unido, dice que las plantas como la borraja ha sido utilizadas en el tratamiento de la melancolía, ansiedad y depresión desde tiempos antiguos -no sólo se suponía que esta modesta hierba daba alegría, se dice que era disuelta en el vino de los soldados romanos para darles valor durante la batalla.

Burton señaló que los efectos «regocijantes» de la naturaleza no estaban confinados a las plantas comestibles. Él también abogaba fuertemente por el efecto estimulante de la jardinería, la labranza y el arado sobre el cuerpo.

El jardinero y presentador británico Monty Don, quien personalmente ha lidiado con depresión severa, describe la «potente medicina» que deriva de conectarse físicamente con las plantas, de tocar la tierra y sentir la presencia de las matas que ha plantado.

Pin It

No estás registrado para postear comentarios


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 278 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías