Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En una remota península del noroeste de Rusia, los científicos llevan décadas perforando hacia el centro de la tierra, lo cual tiene a todo el mundo verdaderamente en una intriga constante.

A más de 12.000 metros, su perforación es la más profunda a la que ha llegado el hombre.

La naturaleza humana

No es de extrañar que el ser humano se sienta fascinado por lo que hay debajo de la superficie de la Tierra. Pero desde que se envió el primer satélite artificial al espacio en 1957, los seres humanos también se han encaprichado en mirar hacia arriba para descubrir los secretos de las estrellas.

Lo que sabemos

Sorprendentemente, algunos creen que nuestro conocimiento del espacio es ahora mayor que nuestra comprensión de lo que existe bajo la superficie de la Tierra, lo cual nos genera muchas preguntas.

La competencia

A partir de finales de la década de 1950, equipos de científicos estadounidenses y soviéticos que competían entre sí comenzaron a organizar elaborados experimentos destinados a penetrar en la corteza terrestre.

EU iba por delante

En 1958, Estados Unidos tomó la delantera con el lanzamiento del Proyecto Mohole. Situado cerca de Guadalupe, en México, la operación vio cómo un equipo de ingenieros perforaba el lecho del Océano Pacífico hasta una profundidad de más de 600 pies.

Los soviéticos

A continuación, llegó el turno de los soviéticos. Impacientes, con hambre de descubrir lo que se encontraba en el centro de la tierra comenzaron a realizar diversos proyectos de gran dimensión.

Los objetivos

Además, los soviéticos pretendían alcanzar una profundidad de unos 49.000 pies bajo la superficie de la Tierra, lo cual era considerada como una verdadera locura por los americanos.

Y, utilizando un equipo especializado, los investigadores comenzaron a excavar una serie de pozos que se bifurcaban a partir de una única cavidad principal.

Buscando petróleo

En 1974, la empresa Lone Star Producing Company realizaba diversas perforaciones en busca de petróleo en el condado de Washita, al oeste de Oklahoma. Esto no parecía nada extraño para la época.

Sin resultados

Aunque Lone Star no encontró lo que buscaba, su esfuerzo siguió siendo el agujero más profundo del planeta durante otros cinco años, esperando a los próximos aventureros a romper ese récord.

Entonces, el 6 de junio de 1979, una de las perforaciones de Kola, bautizada como SG-3, pulverizó el récord.

El logro

Una vez alcanzado este hito, los investigadores de la península de Kola dejaron de utilizar temporalmente las herramientas, lo que si lo piensas, podría parecer un poco extraño luego de lograr tal azaña.

Un gran logro en verdad

Y lo que es más impresionante, se preveía que el pozo alcanzaría su objetivo de 49.000 pies ya en 1993. Esto fue considerado un logro de una magnitud enorme para esa época en especial.

Pero algo inesperado acechaba bajo la remota tundra rusa.

El calor

Durante los primeros 3.000 metros, las temperaturas en el interior del pozo se ajustaban más o menos a lo que los investigadores esperaban encontrar. Sin embargo, a partir de esa profundidad, el nivel de calor se disparó mucho más rápido.

Rocas densas

Pero eso no fue todo. Además, los investigadores descubrieron que la roca a esas profundidades era mucho menos densa de lo que habían imaginado. Como resultado, reaccionaba con las altas temperaturas de forma extraña e impredecible.

Así que, sabiendo que su equipo no duraría en esas condiciones, el equipo de Kola abandonó el proyecto. Para entonces, era 1992, 22 años después de que se iniciara la perforación.

Sin embargo, los investigadores pudieron aprender algunas cosas fascinantes antes de sellar lo que se ha denominado el pozo superprofundo de Kola.

Otro descubrimiento

Sin embargo, se hizo un descubrimiento aún más emocionante en los extremos del pozo superprofundo de Kola, algo que podría cambiar el curso de toda la investigación que llevaban a cabo.

Mediante la medición de las ondas sísmicas, los expertos habían predicho previamente que la roca bajo nuestros pies cambia de granito a basalto a unos tres o cuatro kilómetros bajo la superficie.

La conclusión

En cambio, los investigadores sólo encontraron granito, incluso en el punto más profundo de la perforación. Finalmente, pudieron concluir que el cambio en las ondas sísmicas era el resultado de diferencias metamórficas en la roca, en lugar de un cambio a basalto.

Los especialistas

Pero aunque algunos comentaristas entusiastas han saltado sobre este descubrimiento de agua subterránea como prueba de inundaciones bíblicas, se cree que este fenómeno es más bien el resultado de una fuerte presión que forzó la salida de átomos de oxígeno e hidrógeno de la roca.

Cerrando el hoyo

El momento del cierre del pozo superprofundo de Kola coincidió con la caída de la Unión Soviética, y en 1995 el proyecto se cerró definitivamente, concluyendo así otra parte de la historia.

El récord continua

De manera impresionante, los investigadores aún no han superado su récord, lo que significa que el pozo sigue siendo el punto más profundo del planeta hecho por el hombre. Sin embargo, la carrera hacia el centro de la Tierra aún no ha terminado.

No siempre se busca lo mismo

Sin embargo, no todos los viajes bajo las olas son un intento de llegar al centro de la Tierra. Por ejemplo, en una inmersión literal en lo desconocido, un sumergible de dos hombres se dejó caer en las frías aguas de la Antártida en una misión de descubrimiento.

 

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 155 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política