Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las pésimas politicas europeas, que apoyan de forma encubierta la "okupación", hace que de forma totalmente falsa se cree una burbuja inmobiliaria. Si hace décadas los nacimientos han bajado y las defunciones han crecido, implica que los centros de las ciudades se han vaciado... ¿Entonces por qué siguien subiendo los precios de las casas y los alquileres?... Por la población y talento robado a los pueblos. No es la "España Vaciada", es la "España Robada", Robada de talento, de oportunidades y sobre todo de su gente.

Los "okupas" hacen que los dueños de los pisos desconfien de sus inquilinos, haciendo subir el precio de los alquileres, por desconfianza a que también estos sean okupados. Si hubiera una ley "antiokupa" habiendo tranquilidad para los dueños de los pisos, se pondrían en el mercado la gran cantidad de pisos que ahora nadie quiere poner en alquiler. También, si los pisos del centro se pudieran vender, porque están libres de okupas, esto bajaría el precio de la vivienda. Mientras estos no ocurra, vivir en las ciudades seguirá siendo un suicidio.

Paris, pierde 10.000 habitantes al año. De las otras capitales, seguramente no hay datos. Si las empresas quieren mantener el talento lo mejor sería instalarse en pueblos o ciudades pequeñas. De seguir así, tienen la posibilidad de perder trabajadores, teniendo que deslocalizarse más pronto que tarde.

En 1962, París tenía 2,79 millones de habitantes. Buen año, mal año, la capital pierde unos 10.000 anuales. Tiempo atrás, desde la década de los 60 del siglo pasado, París crecía anualmente en 2.000 o 3.000 habitantes. Parte de los 'prófugos' huyen a la periferia, más barata.

La región parisina, Isla de Francia, tiene hoy, según datos de 2021, 12.213.447 habitantes. El crecimiento de la 'banlieue', la periferia de la región parisina, tiene un rostro amable y un rostro trágico. La gran novedad histórica, acelerada por la gran crisis sanitaria del Covid, es el deseo creciente de huir, marchase de la capital. Según un estudio sociológico publicado por el matutino 'Le Parisien' , el 64 % de los parisinos desean marcharse de París.

Un 29 % dice estar ahorrando para poder marcharse en los próximos dos o tres años.

Guía para salir corriendo

El primer destino de los parisinos que han huido de la capital es la periferia más próxima, la región de Isla de Francia. Sin embargo, las razones económicas no son las únicas. El éxodo de los parisinos, en busca de otra vida, tiene orígenes muy distintos. Adrien Pépin y su esposa decidieron marcharse de París hace dos años para instalarse en las afueras de Toulouse .

Y, a partir de esa experiencia, común, Pépin ha escrito un libro, 'Guía para marcharse de París', una suerte de 'manual de instrucciones prácticas' para los parisinos que desean largarse. Entre el 64 por ciento de parisinos que aspira a marcharse de la capital, el cambio de los barrios y distritos también ilustra razones muy diversas. «Y la calle y el barrio comenzó a ser muy difícil.» Los parisinos más acomodados también tienen razones de tipo económico, pero de otro tipo.

Maurice Fayard, antiguo piloto de línea, soñó toda su vida con vivir en el barrio de Saint-Germain-des-Prés, uno de los más caros de París. «Levantarte en un barrio carísimo, con la basura por recoger, hasta última hora de la mañana, me parece un atraco. Se ha instalado a ochenta kilómetros de la capital»

Camiones y excavadoras

Entre la abadía de Saint-Germain-des-Prés y la torre / barrio de Montparnasse, la calle de Rennes es una de las vías comerciales más importantes de París. Los lugareños sufren desde hace años un rosario de obras interminables. En una zona de varios kilómetros a la redonda, los colosales trabajos han complicado y complican la vida de cada día de miles de millares de parisinos, acosados por las idas y venidas de decenas de camiones, sin olvidar las medidas de seguridad, excepcionales, tan indispensables como ingratas. Bernard Juglar, cardiólogo, vivió toda su vida en el distrito de Odeón. La polución es una de las razones para salir, se ha convertido en una ciudad sucia y cara.

« El barrio ha cambiado, París ha cambiado. La polución me complica la vida, me ataca a los ojos».

El desencanto Según un estudio de Utility Bidder, París se encuentra entre las cien ciudades con más polución del mundo. Según 'The Economist', semanario de referencia económica, París y Singapur se disputan, 'ex aequo' el puesto de las ciudades más caras del mundo. Pero el desencanto de los parisinos que desean marcharse obedece a razones muy profundas. El oeste de la capital sigue siendo un 'oasis' tradicional, envejeciendo.

Pin It

No estás registrado para postear comentarios


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 55 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías