Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Esta escena del primer capítulo de la serie ROMA nos servirá hoy para explicar por qué el ejército romano se paseó por Europa, Africa y Asia durante un período bastante extenso de tiempo. Como uno no puede olvidar sus raices y de donde viene, repasaré la escena con una de las metodologías de análisis que usaba en mis años mozos de consultor de empresas, analizando cada aspecto de la misma como si analizáramos el comportamiento de una organización empresarial.
A la vista de la escena y de lo que sabemos de la historia, podríamos decir que el ejército romano centrémonos hoy en el tardo republicano y el de primeros siglos del Imperio) gozó de una ventaja competitiva sobre sus rivales. Esta ventaja se sustentaba en los siguientes pilares:

  1. Liderazgo: En lineas generales podríamos afirmar que Roma dispuso de un buen número de brillantes generales, desde los de época republicana (Escipión, Mario, Sila, Pompeyo, César...), hasta los imperiales (Augusto, Trajano...). La razón de tal abundancia debe buscarse en la extrema competencia a que se sometía la clase dirigente romana desde sus inicios en la vida pública. Pocos eran los puestos de significación política disponibles, y los dirigentes romanos buscaban árduamente cualquier forma de poder sobresalir y destacar. Parte básica del cursus honorum era la participación activa en la vida militar, y un brillante expediente militar era considerado en Roma signo de virtud y capacitación.
  2. Estrategia y objetivos: La gloria de Roma como objetivo colectivo, el enriquecimiento personal como meta individual tanto de generales como de legionarios... ambos intereses estaban perfectamente alineados en el ejército romano. Uno podía embarcarse en proyectos más ligados con la ambición personal que con la colectiva, pero que eran inmediatamente bien recibidos si se entendían como un vehículo de expansión territorial romana.
  3. Sistema de recompensas: Si ganaba Roma, ganaban sus soldados. En época republicana, las victorias militares romanas solían acabar con el pillaje y saqueo del ejército vencido o de la ciudad asaltada; el botín era repartido siguiendo una proporcionalidad ligada al rango entre los distintos miembros de la tropa. Por ello los ejércitos romanos eran siempre seguidos por un ejército de mercaderes, que tras los pillajes compraban al contado a los soldados su parte, ya fueran objetos valiosos o esclavos. Entrado el Imperio, y con la llegada de tropas bárbaras al ejército, el sistema de recompensas se clarificó aún más: "Muchacho, si sobrevives a 20 años en filas, te damos la ciudadanía romana". A tenor de lo visto en el video, de los castigos no hace falta ni hablar...
Continúa en: Historia Clásica.
Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 287 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política