Ajuca

AJUCA necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nueve robots humanoides sociales tendrán interacción con los periodistas en una rueda de prensa que organizará en julio la Unión Internacional de Telecomunicaciones durante su cumbre anual sobre el uso de la inteligencia artificial con fines loables.

Según el organismo, que funciona como un brazo de las Naciones Unidas especializado en tecnologías, un grupo de robots con forma humana y capaces de interactuar con las personas responderán a las preguntas de la prensa en un evento sin precedentes a nivel mundial que se realizará en la ciudad suiza de Ginebra el 6 y 7 de julio.

Además, cerca de 40 robots, concebidos para cumplir diversas tareas, como apagar incendios, construir casas o brindar cuidados de salud, estarán presentes con sus creadores y mostrarán sus capacidades a los participantes en la cumbre, que está abierta a todos de forma gratuita.

Un portavoz de la UIT precisó que entre los robots que entrarán en relación con los periodistas estarán Beonmi, el primer robot humanoide completamente funcional y de uso general; y Nadine, uno de los humanoides sociales más realistas que existen.


¿Son los robots de IA una amenaza para el trabajo humano?

Con la aparición de ChatGPT la narrativa de «los robots nos están quitando el trabajo» se vio impulsada aún más por videos virales que mostraban nuevos restaurantes McDonald’s y Taco Bell «totalmente automatizados». La reacción instintiva a estos videos es decir que los robots vendrán por nuestros trabajos; sin embargo, aunque la IA y otros tipos de automatización han progresado, eso no significa que necesariamente estén eliminando trabajos.

En cambio, la nueva tecnología simplemente está cambiando la manera en que trabajamos y los tipos de trabajos que existen.

El detrás de escena de la IA en el mundo del trabajo

Cuando las personas pronostican que la IA vendrá a por sus trabajos, les encanta señalar videos de robots y pantallas que manejan tareas mundanas.

La IA no reemplaza el trabajo humano, sino que está cambiando la forma de trabajar

En Taco Bell hay varios carriles automáticos para autoservicio. Más allá de la comida rápida, los robots de IA con aspecto impresionante están trabajando en cafeterías, entregando comida y limpiando pisos. En el lado de la IA, se han utilizado herramientas como ChatGPT para escribir artículos reales y realizar exámenes universitarios. BuzzFeed anunció recientemente que planea usar IA para ayudar a generar contenido para su sitio.

Pero en muchos casos, estos videos e historias, y los temores que generan, carecen de un contexto crucial. El McDonald’s futurista es un concepto de tienda experimental en las afueras de Fort Worth, Texas; cuyo objetivo es mejorar la velocidad y la precisión del servicio cortando efectivamente la relación entre sus trabajadores y clientes. Pero eso no significa que no haya humanos en la tienda. Si prestas mucha atención al video, puedes ver a un trabajador en la parte de atrás detrás de un panel de vidrio, señaló Business Insider.

McDonald’s dijo que la tienda no está «totalmente automatizada», y emplea una cantidad de personal similar a la de una tienda tradicional; solo están en la parte de atrás preparando la comida y manteniendo las cosas en funcionamiento. Pese a que la mayoría de los clientes nunca verá a un trabajador de Taco Bell en la tienda, hay mucha gente en la cocina.

Incluso si estas herramientas parecen más sofisticadas, esta no es la primera locura impulsada por un robot.

¿Cuál es el rol de los humanos con los robots con IA?

En medio del temor a la toma de control por parte de robots con IA, la gente pasa por alto el grado en que las máquinas aún requieren trabajadores humanos para funcionar.

Tomemos como ejemplo el servicio al cliente. Durante años, las empresas han tratado de reducir costos al reemplazar las llamadas telefónicas humanas con bots automatizados de servicio al cliente basados en chat.

Pero en lugar de reemplazar a los trabajadores, muchas de estas herramientas basadas en texto todavía dependen de copias de seguridad humanas en situaciones complejas y para hacer que los clientes se sientan como si estuvieran hablando con una persona real. Laura Preston escribió recientemente sobre su experiencia trabajando como uno de estos «apoyos humanos» para un chatbot de bienes raíces llamado Brenda.

Todavía no está claro si estas herramientas realmente hacen más eficiente el trabajo

Preston y otros trabajadores humanos se harían cargo de la conversación e intentarían ayudar al cliente, limpiando las respuestas para abordar mejor sus necesidades o hacer una investigación más profunda sobre los vales de vivienda y las políticas de mascotas. Según Preston, los empleados fueron entrenados para usar la «voz» de Brenda en las interacciones en un intento de hacer que la conversación pareciera fluida. Y el impulso de responder robóticamente a una avalancha de preguntas tuvo un costo mental grave.


Vehículos autónomos

Preston trabajaba desde los Estados Unidos; sin embargo, en muchos casos, estos servicios ocultan a los empleados humanos para subcontratarlos a lugares donde la mano de obra es más barata. Por ejemplo, los robots de entrega de alimentos. Aunque estos se presentan como totalmente autónomos, la realidad es que en muchos casos tienen controladores remotos de respaldo.

Tiny Mile, que opera un servicio en Toronto llamado Geoffrey, depende de conductores en Filipinas. También se sabe que los robots de Kiwi, que se usan en algunos campus universitarios de Estados Unidos, usan trabajadores en Colombia que ganan menos de dos dólares por hora para completar las entregas.
Las empresas afirman que los conductores remotos solo se hacen cargo cuando los robots no pueden navegar por una situación; no obstante, dado lo propensos que son estos robots a atascarse y convertirse en obstáculos para los usuarios de la acera, no está claro con qué frecuencia sucede eso.
Muchas de las empresas líderes que desarrollan vehículos autónomos -que han amenazado con reemplazar algún día una gran cantidad de trabajos de conducción- también dependen de una flota de trabajadores ocultos.


Obviamente, hay ingenieros altamente pagados en Estados Unidos que ayudan a desarrollar el software y las herramientas que se utilizan para mapear y guiar el automóvil, pero esa no es la imagen completa. La tecnología de conducción autónoma depende de trabajadores mal pagados en todo el mundo que etiquetan las miles de entradas de datos que capturan los sensores del auto.

Detrás de ChatGPT también hay trabajadores

No solo tecnología de conducción autónoma depende en gran medida de empleados humanos. Una investigación reciente de la revista Time descubrió que OpenAI, la compañía detrás de ChatGPT, depende de trabajadores kenianos a los que se les paga menos de dos dólares por hora.
A su vez, estos tienen que ver contenido sobre una variedad de temas inquietantes -que incluyen «abuso sexual infantil, bestialidad, asesinato, suicidio, tortura, autolesiones e incesto» - para intentar que la herramienta sea menos tóxica.

Esto sigue a un informe anterior sobre Facebook usando el mismo subcontratista en Kenia para su propia moderación de contenido.

¿Es la automatización realmente más eficiente?

Si le preguntas a las empresas, te dirán que el impulso de la automatización tiene que ver con la eficiencia y un mejor servicio. McDonald’s afirma que su tienda «autónoma» acelerará el servicio y generará menos pedidos incorrectos. Por su parte, Tesla ha afirmado que la automatización del etiquetado de datos es más eficiente.

La idea es que estas máquinas o soluciones de software permitan hacer un trabajo mejor o más rápido, facilitando la vida de empresas y clientes. Pero, en realidad, estas herramientas no son más eficientes; lo único que hacen es desviar el trabajo necesario del consumidor final. Tambi desconectan a las personas del esfuerzo que se requiere para entregarles un producto.

Por un lado, ni siquiera está claro que todas las herramientas novedosas que han creado las empresas estén haciendo que la economía sea más eficiente.
La productividad laboral de Estados Unidos -la medida de cuántas horas de trabajo se requieren para producir una cierta cantidad de producción económica- ha crecido por debajo de su promedio a largo plazo desde 2005.
A pesar de la esperanza de que la transición digital forzada lo cambiaría, el crecimiento de la productividad solo ha empeorado desde que comenzó la pandemia.
En lugar de mejorar la productividad, la automatización a menudo se enfoca en aumentar el poder que los empleadores tienen sobre los trabajadores.


Las empresas que usan robots de IA realmente dependen de una gran cantidad de ‘microtrabajadores’ explotados

Los etiquetadores de datos son la punta de este iceberg. De hecho, una gran industria de «microtrabajadores» en plataformas como Mechanical Turk o Clickworker alimentan la supuesta tecnología automatizada de todas estas empresas.
El exCEO de Amazon, Jeff Bezos, llegó a llamar al uso de trabajadores para hacer que un proceso parezca automatizado «inteligencia artificial artificial».

Pin It

No estás registrado para postear comentarios


Siguenos:


 
 

Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 68 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías