Ajuca


Le invitamos a unirse a nuestra comunidad, puede ser parte de nuestro equipo enviando un artículo.

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Uno de los símiles más habituales en biología evolutiva es el de la “carrera armamentística”. Siendo sinceros, es una imagen mental bastante poderosa y explicativa. Sobre todo si pensamos en las dinámicas depredador-presa. Cuando una especie comienza a sufrir una presión de depredación alta – es decir, las técnicas de caza de la especie que se alimenta de ellos mejoran – los animales cazados desarrollan características o estrategias para evitarlo. Es decir, evolucionan hacia una mejora de sus “armas defensivas”. Por su parte, la especie depredadora pasa por un proceso similar, mejorando sus técnicas de caza en un ciclo sin fin.

Recientemente se han publicado dos artículos que tratan sobre este tema, y los dos sobre el mismo grupo biológico, los lepidopteros heteróceros. O como son mejor conocidos, las polillas.

Interfiriendo las comunicaciones

El primero de los artículos de los que vamos a hablar se centra en las estrategias que utilizan estos insectos para evitar a sus depredadores. En concreto, la que utilizan la polillas halcón (familia Sphingidae). Su principal enemigo son los murciélagos, otros animales nocturnos con lo que comparten hábitat.

Así que, ¿cuál es la mejor estrategia para enfrentarse a otro animal volador, mucho más hábil que tú? Con una solución bastante elegante y que podría salir de cualquier película de guerra: interferir en sus comunicaciones.

Los murciélagos se guían por el sonido, empleando lo que se conoce como ecolocalización: emiten un sonido, y calculan los obstáculos – y también dónde están las presas – en función del “sonido rebotado” o eco. La solución que emplean las polillas es, simplemente, generar sonido de una frecuencia similar a la que tiene este eco, que desorienta a los murciélagos y hace que detecten a las polillas como objetos más grandes de lo que son en realidad.

Para generar estos sonidos, emplean una membrana vibratoria denominada tambor. En el caso de los esfíngidos, esta estructura biológica se sitúa en la zona genital, justo cubriendo las gónadas. El tambor ya existía, y servía para llamar a la cópula. Únicamente se le ha buscado otro uso.

Hablemos de sexo

Continúa aquí.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar


Siguenos:


 
 

Ads Patrocinio Ajuca

Patrocine Ajuca: contrate por sólo 20€


Suscriberse a Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Buscar

¿Quien está online?

Hay 75 invitados y ningún miembro en línea

Formulario de Acceso

Filtro de Categorías

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política